1       3
5 6 3 3
3   33 3
3 3 3   3
3 3 3 3

Idioma Español Idioma Ingles
Esp Eng
 

Inicio

Noticias

Staff

Nuestra Editorial

Contacto

Sobre el vino

El vino

Miscelaneas

Degustando

Disfrutar el vino

Guardar el vino

El vino y los amigos

Hombre, vino y tiempo

La vid

Vino Espumante

Vino y Salud

Vinos y comidas

Rutas del Vino

Vino y Merchandising

Nuestros Servicios

Servicios de Alimentos y Bebidas

Proximos Cursos

Curso de Degustacion

Analisis sensorial

Asesoramiento para eventos

Información

Raul de la Mota escritos

Viajar por nuestra tierra

Notas Tecnicas

Links

Escribe el Navegante

Escritos

Regiones Vitivinicolas

Recuerdos

Directorio de Bodegas


1   ¿Cómo celebraban los atenieneses las fiestas en honor a Dionisios?: “las Dionisíacas”
2
La procesión se iniciaba con la imagen de Dionisios, “el rey de las máscaras” ¿por qué se le llamó así? Por Clara Luz Zaragoza.

Las Grandes Dionisias de Atenas eran, sin duda, las más importantes celebraciones que, en honor a Dionisos, se realizaban en todo el ámbito griego. Duraban varios días, pero ahora no podríamos establecer una cronología exacta del desarrollo de los diversos actos. Se sabe que la imagen de Dionisos era conducida procesionalmente hasta un templo vecino a la Academia, y luego devuelta al teatro. En ese desfile participaban hombres y mujeres, incluso jovencitas. Al frente marchaban los sacerdotes del dios y los coregos, así como los magistrados de la ciudad. Detrás de ellos formaban un grupo de jóvenes atenienses armados (los efebos, pertenecientes a una escuela militar preparatoria, la efebia, adonde se ingresaba a los dieciocho años) y que constituían la guardia de la estatua. Todos los adeptos iban coronados de pámpanos y algunos de ellos llevaban cráteras de vino. Detrás de los iniciados y de la imagen del dios marchaban las canéfonas (o cistóforas), doncellas que conducían canastillos con frutas y culebras atadas. A las canéforas seguían hombres disfrazados de sátiros, silenos y panes. Las canéforas eran doncellas que conducían las garrafas para las libaciones. Más tarde, se sumaron a los citados unos sacerdotes llamados falóforos, que conducían un gran falo y entonaban las estrofas llamadas fálicas; y los italóforos, que vestidos de mujer, de blanco, imitaban el andar de los borrachos. La procesión se cerraba con el licnón o aventador.

 

El gentío regresaba por la noche, a la luz de las teas.

 

En el día segundo de las Dionisíacas tenían lugar los certámenes teatrales: por la mañana una tetralogía, y por la tarde, una comedia, representaciones que se repetían los días siguientes.

 

“Desde varios meses antes se habían preparado pacientemente las piezas que iban a representarse, se habían ensayado los diálogos, la música y las canciones y bailes del coro, se habían nombrado los jurados que representaban a las diez tribus de la ciudad, y elegían al poeta triunfante. Éste recibía como premio simbólico una corona de laurel y un cabrito, como recuerdo de cuando la tragedia era una fiesta rústica de sátiros que festejaban a Dionisos. Pero también recibían, los poetas, un premio en dinero que les compensara los gastos de la representación. Algunos ciudadanos ricos, nombrados coreutas, tomaban como carga pública proveer los gastos del teatro. Se consideraba un honor la función de pagar a los actores y autores, a los músicos, bailarines y decorados. Y esos gastos solían ser considerables. El orador Demóstenes, en una de sus filípicas, dijo que Atenas gastaba más en su fiesta teatral de todos los años que en equipar una escuadra. Así es como pudo surgir ese milagro que se llamó el teatro griego. A lo que se puede agregar que las escuadras atenienses (más baratas que el teatro) también ganaban batallas”.

 

Heródoto llamó a Baco “el dios de las máscaras”, lo que vendría a confirmar, por un lado, la tradición griega que sostiene que el teatro se originó en las fiestas báquicas; y por otro lado, el antiquísimo origen báquico del carnaval.

 

Los historiadores de la literatura consignan que los ditirambos, una de las manifestaciones de la primitiva poesía coral griega (siglo VI a.C.) destinados a loar a Dionisos, fueron el germen de la tragedia y la alta lírica. Un mito hace de Arión, el músico prodigioso, el autor de los primeros ditirambos. El propio dios fue apodado Ditirambio, por ser el autor indirecto de esa forma coral y poética.

 

Es ya doctrina inamovible que las grandes Dionisias (o Dionisíacas) atenienses constituían la mejor ocasión para el lucimiento de los dramaturgos. Vestidos de sátiros, los viejos actores griegos representaban la pasión y muerte de Dionisos, uno de los actos centrales de los “misterios”.

 

Fuente: Clara Luz Zaragoza. Historia y Mitología del vino.

Baco. El Bosque Sagrado. Mundi Prensa. 1964.

Fuente Fotos: uned.es; cuero-net.com





3
b5 b4

 

 

 
tops
Ingrese la palabra clave
 

2
1

2
3
4
1
 
weq
 
4 6 5

Si tuviera que elegir un vino para regalar, escogería:
Un vino de $ 50 a $ 100
Un vino de $ 25 a $ 50
Un vino de $ 5 a $ 25
2 1 3
 

Av. San Martin 5326. 5505 Carrodilla. Lujan de Cuyo.
Mendoza. Republica Argentina
Teléfonos: +54 0261 4960441 / 156544288- 155251840.
Informes a: info@videsyvinos.com